USGBC-PUERTO RICO Chapter

Greening the Caribbean

El Calentamiento Global es Inequívoco, Real y Antropogenico

El cambio climático global es inequívoco, es apocalíptico y antropogénico

Es decir, es real, es peor de lo proyectado y su mayor causante es la actividad humana. 


El precio de la inacción es inaceptable y sus consecuencias presentan importantes desafíos para el futuro. Estos desafíos van desde la inestabilidad del clima, hasta las condiciones climáticas extremas, desde la extinción masiva de especies, hasta la inminente escasez de agua dulce, minerales y energía. Estos desafíos, además de presentar límites preocupantes para la actividad económica humana, parecen ser más perentorios cada año, a la vez que nuestras instituciones políticas parecen impotentes para enfrentarlos.


Nuestra economía basada en los combustibles fósiles es ecológica, social y económicamente insostenible. El reciente e irrefutable aumento en la frecuencia, en la severidad y en la extensión regional de olas de calor, sequías, incendios, tormentas, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos, es una indicación temprana e irrebatible de los impactos del cambio climático aún más perjudiciales que están por venir. Es por ello que es indispensable que diseñemos e instalemos infraestructura sostenible que asegure la tenacidad y el resalto comunitario.

Además de los impactos climáticos, los combustibles fósiles y sus emisiones causan daños ambientales cuyos costos son inadmisibles. Estos impactos ecológicos van desde la alteración de nuestro hábitat hasta la destrucción de nuestros paisajes. Estos impactos ambientales incluyen además la contaminación del agua fresca, la decadencia de suelos y la intoxicación de ríos.


El uso de energía sucia ocasiona grandes impactos sobre la salud humana como daños en el cerebro, el corazón, el riñón, los pulmones y el sistema inmunológico. Estos costos humanos y ambientales aunque raramente son internalizado en los costos de energía de los países contaminantes de combustible fósil, son no obstante, sufragados por la sociedad como un todo.


La solución a estos problemas requiere personas con una sólida comprensión de los sistemas naturales de la tierra y medioambientales y también una comprensión de las dimensiones sociales, económicas y políticas de estos problemas. Ya no es ineludible nuestra dependencia insostenible a las fuentes contaminantes de energía. La transición a un sistema de energía sostenible ya está en marcha y su progreso es inevitable. Esta transición está basada en la conservación energética, en la eficacia de nuestros sistemas energéticos y en la utilización de fuentes renovables de energía, así como en soluciones de almacenamiento energético y el uso de redes o cuadrículas energéticas inteligentes. En los últimos años las tecnologías renovables han roto todos los récords de crecimiento. La capacidad de energía eólica en Estados Unidos se ha triplicado y la energía solar aumento nueve veces desde el año 2007. Pero aún se necesita hacer más.


Como miramos adelante, tenemos que luchar por un ambiente y una civilización, capaz de manejar cambios inesperados sin amenazar a colapsar. Un mundo así sería más que simplemente sostenible; sería regenerativo y diverso, confiando en la capacidad no sólo para absorber los choques como el colapso de la banca y la industria hipotecaria o las consecuencias del aumento del nivel del mar, sino también para evolucionar con ellos. En una palabra, sería resistente.

Climate Change 2014:Impacts, Adaptation, and Vulnerability

IPCC Working Group II Contribution to AR5

The 10th Session of Working Group II (WGII-10) was held from 25 to 29 March 2014 in Yokohama, Japan. At the Session, the Summary for Policymakers (SPM) of the Working Group II contribution to the IPCC Fifth Assessment Report (WGII AR5) was approved and the underlying scientific and technical assessment accepted. Visit Site


http://ipcc-wg2.gov/AR5/

Afirmaciones Principales del Resumen para Responsables de Políticas* 
Cambios observados en el sistema climático


Cada uno de los tres últimos decenios ha sido sucesivamente más cálido en la superficie de la Tierra que cualquier decenio anterior desde 1850. En el hemisferio norte, es probable que 1983–2012 fuera el período de 30 años más cálido de los últimos 1 400 años (nivel de confianza medio).


El calentamiento del océano domina sobre el incremento de la energía almacenada en el sistema climático y representa más del 90% de la energía acumulada entre 1971 y 2010 (nivel de confianza alto). Es prácticamente seguro que la capa superior del océano (0–700 metros) se haya calentado entre 1971, y es probable que se haya calentado entre la década de 1870 y 1971.


En los últimos dos decenios, los mantos de hielo de Groenlandia y la Antártida han ido perdiendo masa, los glaciares han continuado menguando en casi todo el mundo y el hielo del Ártico y el manto de nieve en primavera en el hemisferio norte han seguido reduciéndose en extensión (nivel de confianza alto).

Desde mediados del siglo XIX, el ritmo de la elevación del nivel del mar ha sido superior a la media de los dos milenios anteriores (nivel de confianza alto). Durante el período 1901-2010, el nivel medio global del mar se elevó 0,19 metros [0,17 a 0,21 metros].


En los últimos 800 000 años, las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso han aumentado a niveles sin precedentes. Las concentraciones de dióxido de carbono han aumentado en un 40% desde la era preindustrial debido, en primer lugar, a las emisiones derivadas de los combustibles fósiles y, en segundo lugar, a las emisiones netas derivadas del cambio de uso del suelo. Los océanos han absorbido alrededor del 30% del dióxido de carbono antropógeno emitido, provocando su acidificación.

Impulsores del cambio climático Comprensión del sistema climático y sus cambios recientes


El calentamiento en el sistema climático es inequívoco y, desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios. La atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de gases de efecto invernadero han aumentado.

El forzamiento radiativo total es positivo y ha dado lugar a la absorción de energía por el sistema climático. La principal contribución al forzamiento radiativo total proviene del aumento en la concentración de CO2 en la atmósfera que se viene produciendo desde 1750.


La influencia humana en el sistema climático es clara. Es evidente a tenor de las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el forzamiento radiativo positivo y el calentamiento observado, y gracias a la comprensión del sistema climático.


Los modelos climáticos han mejorado desde el Cuarto Informe de Evaluación. Los modelos reproducen patrones y tendencias de la temperatura en superficie a escala continental observados a lo largo de muchos decenios, en particular el calentamiento más rápido producido desde mediados del siglo XX y el enfriamiento que se produce inmediatamente tras las grandes erupciones volcánicas (nivel de confianza muy alto).


Los estudios basados en observaciones y modelos de cambio de temperaturas, retroalimentaciones climáticas y modificaciones del balance energético de la Tierra combinados ofrecen confianza sobre la magnitud del calentamiento mundial como respuesta al forzamiento pasado y futuro.


Se ha detectado la influencia humana en el calentamiento de la atmósfera y el océano, en alteraciones en el ciclo global del agua, en reducciones de la cantidad de nieve y hielo, en la elevación media mundial del nivel del mar y en cambios en algunos fenómenos climáticos extremos. Esta evidencia de la influencia humana es mayor desde que se elaborara el Cuarto Informe de Evaluación. 


Es sumamente probable que la influencia humana haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX.


Futuro cambio climático a nivel mundial y regional

Es probable que para finales del siglo XXI, la temperatura global en superficie sea superior en 1,5 ºC a la del período entre 1850 y 1900 para todos los escenarios considerados de trayectorias de concentración representativas (RCP), excepto para el escenario RCP2,6. Es probable que esa temperatura sea superior en 2 ºC para los escenarios RCP6,0 y RCP8,5, y más probable que improbable que sea superior en 2 °C para el escenario RCP4,5. El calentamiento continuará después de 2100 en todos los escenarios RCP, excepto para el RCP2,6. El calentamiento continuará mostrando una variabilidad entre interanual y decenal y no será uniforme entre las regiones.


Los cambios que se producirán en el ciclo global del agua, en respuesta al calentamiento durante el siglo XXI, no serán uniformes.Se acentuará el contraste en las precipitaciones entre las regiones húmedas y secas y entre las estaciones húmedas y secas, si bien podrá haber excepciones regionales.


Los océanos mundiale seguirán calentándose durante el siglo XXI. El calor penetrará desde la superficie hasta las capas profundas de los océanos y afectará a la circulación oceánica.


Es muy probable que la cobertura de hielo del Ártico siga menguando y haciéndose más delgada, y que el manto de nieve en primavera en el hemisferio norte disminuya a lo largo del siglo XXI a medida que vaya aumentando la temperatura media global en superficie. El volumen global de los glaciares continuará reduciéndose.


El nivel medio global del mar seguirá aumentando durante el siglo XXI. En todos los escenarios de trayectorias de concentración representativas (RCP), es muy probable que el ritmo de elevación del nivel del mar sea mayor que el observado durante el período 1971–2010, debido al mayor calentamiento de los océanos y a la mayor pérdida de masa de los glaciares y los mantos de hielo.


El cambio climático afectará a los procesos del ciclo del carbono de un modo que agudizará el aumento de CO2 en la atmósfera (nivel de confianza alto). Las nuevas incorporaciones de carbono en los océanos provocarán una mayor acidificación de estos.


Las emisiones de CO2 acumuladas determinarán en gran medida el calentamiento medio global en superficie a finales del siglo XXI y posteriormente. La mayoría de los aspectos del cambio climático perdurarán durante muchos siglos, incluso aunque pararan las emisiones de CO2, lo que supone una notable inexorabilidad del cambio climático durante varios siglos, debido a las emisiones de CO2 pasadas, presentes y futuras.


Las afirmaciones principales son las conclusiones generales destacadas del ya aprobado Resumen para responsables de políticas que, consideradas conjuntamente, ofrecen una descripción concisa. 


IPCC, 2014: Summary for Policymakers. In: Climate Change 2014: Impacts, Adaptation, and Vulnerability. Part A: Global and Sectoral Aspects. Contribution of Working Group II to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [Field, C.B., V.R. Barros, D.J. Dokken, K.J. Mach, M.D. Mastrandrea, T.E. Bilir, M. Chatterjee, K.L. Ebi, Y.O. Estrada, R.C. Genova, B. Girma, E.S. Kissel, A.N. Levy, S. MacCracken, P.R. Mastrandrea, and L.L. White (eds.)]. Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom and New York, NY, USA, pp. 1-32.